En esta oportunidad, conocimos a dos jóvenes, Karen Bentancor con su flauta y la guitarra de Guillermo Echevarria dos Santos. La Casa de Juan volvió a convertirse en ese cálido reducto de arte para Santa Lucía, entre música, las piezas a lápiz, las acuarelas y tintas chinas de Pablo Pose.
Karen manifiesta estar enamorada de este instrumento en particular, aunque también es saxofonista. La flauta es uno de los instrumentos de viento más antiguos de la humanidad, desde los tiempos de las cavernas cuando eran construidas de huesos, la que se fue transformando a la llegada de la Revolución Industrial, cuando comenzaron a ser más sofisticadas, indica. Karen integra el elenco “sostenido por bemoles” en la obra “pijama party”, como flautista, saxofonista, arregladora musical y actriz.
Específica que descubrió la flauta traversa en la Escuela de Músicos del Ejército, desde donde comenzó su romance con el instrumento. Hoy incluso, también toca en una murga fusionada, ejecuta además tangos y también en el folklore, si bien sale un poco de lo común. Preguntada sobre sus autores predilectos, indica que al pasar por la Universidad hay más que nada música académica, recién ahora dice estar liberándose y afirma que no hay reglas para integrar la flauta a distintos estilos. Agregó que los instrumentos de viento, en cambio, son complicados al soplar, donde el diafragma y la boca cumplen un rol fundamental.
Guillermo arrancó a los 10 años con un profesor que le enseñó acordes; luego de haber ingresado al Ciclo Básico de la Escuela Universitaria de Música, comenzó con el compositor Mario Paysee, ingresó a la licenciatura de la que se recibirá el año próximo. Sobre los compositores de guitarra que prefiere, dijo que al pasar por la Universidad tuvo diferentes procesos, clásico, barroco, renacimiento y al llegar al contemporáneo empezó a descubrir el popular. Le gustan el cubano Eduardo Martín, Mauro Giuliani, compositor clásico, como también un compositor excepcional como Eduardo Fabini, el que hay que redescubrir, mencionó.
Indica que la guitarra comparte las mismas complejidades que la flauta pero con diferentes instrumentos porque cada uno tiene la suya. Coincide en que la flauta le agrega complicaciones de la respiración, como leer las líneas melódicas y otras, pero que con la guitarra es muy amigable. Acústicamente estos recitales también tiene sus características en el amplificado, por lo que espacios como el de Casa de Juan es precioso para estos conciertos, afirma Guillermo. Agrega que la acústica también depende de la gente, que absorben mucho del sonido de los instrumentos al igual que las paredes de los espacios.
Con Karen empezaron a tocar juntos desde junio pasado y dedican horas al ensayo. Guillermo además, integra un cuarteto de guitarra con el compositor Sergio Fernández Cabrea, con los que hicieron una gira en Rusia y con un Dúo con quién ganó un concurso, Juventudes Musicales del Uruguay en el 2014.
Karen y Guillermo coinciden en que seguirán buscando nuevas opciones innovadoras en la música y para los instrumentos. Al final agradecieron la posibilidad de haber actuado en este espacio, con gente que les recibió de forma tan cálida y amena.
Sobre Pablo Pose, qué podemos afirmar, sólo admirar una vez más sus dibujos. Consultado manifestó que estaba muy agradecido por la invitación que le realizaron, ya que es la primera vez que expone en la Casa de Juan junto al Grupo Vasseur. Recuerda que cuando niño le gustaba venir soñando que algún día pudiera ver colgados algunos de sus dibujos, lo que al fin se pudo concretar luego de muchos años. En esta oportunidad, Pablo expuso trabajos retrospectivos, que ya tienen algún tiempo, porque se encuentra armando algo nuevo, si bien en el mismo estilo, con las mismas técnicas, se centrará un poco más en la acuarela. Adelantó que ya tiene la invitación para una nueva muestra en la Casa de la Cultura el año próximo. Pablo ha expuesto en Montevideo y en distintos sitios de Canelones, pero por ahora, por motivos de tiempo, sólo lo puede hacer en lo local, aunque viene usando mucho el Facebook con el que puede llegar a mucha más gente, como así con el intercambio.
Actualmente Pablo continúa en su etapa de la fotografía, proyecta dos muestras, una con fotografías de aves en un estudio que viene realizando de Santa Lucía y alrededores, para contribuir a una mayor concientización. Ya ha fotografiado a setenta especies diferentes en un radio de 8 km. para llevar a las escuelas, liceos y otra que tendrá un estilo más personal.

 

Y.S.
Compartir