Esta es la última nota del año. Tiempo de balances y reflexiones.
No todos ven lo mismo cuando miran un hecho o reaccionan igual ante una noticia o valoran los sucesos, históricos o cotidianos, con igual comprensión. Aprendemos con la experiencia, pero la experiencia sola no basta, hay que desarrollar la capacidad para aprender de la experiencia, como enseñaba Claude Bernard en sus clases de Fisiología (siglo XIX).
Reflexioné lo que antecede cuando referí un hecho que catalogué como una de las mayores agresiones sufridas por el ecosistema Río Santa Lucía a lo largo de su historia: la tala intensiva de los bosques nativos de su cuenca.
Se recurrió a esa leña por los años 1939 – 40, porque había que mantener funcionando la planta de Aguas Corrientes y debido a la guerra, Inglaterra no podía enviar el carbón que había remitido durante décadas. Entonces pensé que no todos asumimos igualmente la gravedad de este hecho. – Para eso es necesario saber sobre las funciones del “bosque nativo ribereño”.
Veamos algunos aspectos del tema en Uruguay.
En el año 2015, el Ministro de Agricultura y Ganadería Tabaré Aguerre, firmó un convenio con el Ministerio de Agricultura de Alemania, representado en Uruguay por la consultora Unique, para financiar estudios sobre el bosque nativo.
En el pasado año 2016, la Dirección General Forestal del MGA y P, Unique y la Facutad de Ciencias, firmaron un convenio marco “con el objetivo de coordinar actividades, complementar capacidades y recursos, capacitar personal técnico, compartir y sistematizar experiencias e implementar investigaciones conjuntas que contribuyan a mejorar la metodología para la rehabilitación, protección y uso sostenible del bosque nativo a nivel nacional”
Un primer resultado de esos acuerdos es el seminario que días pasados tuvo lugar en el edificio de la embajada alemana, sobre: “RECIENTES AVANCES EN INVESTIGACIÓN PARA LA GESTIÓN Y CONSERVACIÓN DEL BOSQUE NATIVO DE URUGUAY”.
Uno de los primeros aportes que de la crónica del seminario obtuve, es que en materia de investigación y estudio del bosque nativo en Uruguay no se había hecho nada hasta que hace dos a tres años el “Grupo de Biodiversidad y Ecología de la Conservación” de la Facultad de Ciencias, abordó esta temática. Los bosques nativos ocupan entre 750.000 y 850.000 hectáreas.
Los bosques ribereños son los más conocidos por la gente, pero también están los bosques serranos (en el sur y sureste), bosques parque, bosques parque de algarrobo (en el oeste) y palmares en la planicie de la Laguna Merín y en el litoral oeste. Estos datos fueron aportados en su exposición por el Doctor en Ecología Nicolás Brazeiro, quien remarcó que lo que tenemos acá se llama “bosque” y que la expresión monte nativo es el nombre vulgar, de entrecasa, dijo.
Todos estos datos están extraídos de la página de “Ciencia” de la diaria del sábado 9 de diciembre de 2017.
Las próximas notas, desde el 24 de enero de 2018, día en que reaparecerá EL PUEBLO, estarán dirigidas a valorar los distintos componentes que integramos el ecosistema del Río Santa Lucía.

Compartir