Club de Niños Abrigaditos realizó el cierre del año entre padres, familia, el barrio y los amigos, para mostrar los trabajos del 2017.
Algunos grupos se estuvieron preparando con música, bailando y cantando. Una creativa obra de títeres, que hablaba sobre los derechos de los niños, y una colorida coreografía para concientizar sobre el cuidado del medio ambiente, donde se podía ver como producto de grandes intereses económicos, desaparecía vegetación y animales para llegar a un clima desértico y la reflexión final.
La Maestra Directora Miriam Rodríguez, indicó que este año estuvieron concurriendo 54 niños, los que participaron con mucha alegría. En la muestra se trabajó sobre dos ejes, los derechos y obligaciones de los niños, niñas y adolescentes y el cuidado del medio ambiente, además, el proyecto de huertas que se llevó a cabo también este año. Manifestó que el club permanecerá abierto hasta el 29 de diciembre, luego del paréntesis de enero se volverá el 1º de febrero cuando comienzan las inscripciones de 08.00 a 13.00 horas, de lunes a viernes. Se necesita cédula de identidad, carnet del niño, vacunas y otro tipo de documentación que oportunamente después pide la trabajadora social. Además, se realiza una entrevista con el equipo multidisciplinario, con la trabajadora social, sicóloga, para estudiar qué niños empiezan primero y cuáles queden en lista de espera. Los niños que están concurriendo este año ya quedan automáticamente inscriptos y también hay cinco niños de 6º que egresan, al salir de la escuela.
El Club de Niños Abrigaditos tiene quince funcionarios, entre profesores, recreadores, trabajador social, psicólogo, directora y maestra.
Miriam indica que año a año se nota un mayor acercamiento de los padres, apoyando cada vez más cuando se realizan talleres o cuando se tiene la necesidad de llamarlos. El proyecto de huerta también ha brindado muy buenos resultados, involucrando a los niños con el amor a la tierra y la naturaleza. Al final se realizó una muestra de una gran carpeta donde podía leerse lo realizado en el año, como también cada registro fotográfico. Además, los niños tuvieron el noble gesto de obsequiar a cada uno de los asistentes un paquetito de semillas con las explicaciones de cómo cultivarlas
La Maestra Directora agrega que la Comisión Directiva ha sido nuevamente un baluarte para el club, que siempre está apoyando las actividades de los niños, cuando se les necesita y aun cuando no se necesitan, por cosas puntuales ellos siempre están presentes en cada detalle.
Precisamente, la presidente de la Comisión Rosa Sastre de Noria y la secretaria Gladys Rodríguez, manifestaron a El Pueblo que culminaba un año más de trabajo en el Club de Niños Abrigaditos, con muchas satisfacciones. Ver la alegría de los niños por las cosas logradas, ayudarlos y apoyarlos en su educación y buenos hábitos de vida, siempre entusiasma para seguir adelante, aguardando un nuevo año con nuevos desafíos. Rosa y Gladys agradecen las colaboraciones que siempre reciben año a año y reconocen la labor de cada uno de los funcionarios.

Y.S.
Compartir