Expone por primera vez en Santa Lucía. Al abrir la puerta de la sala de
exposición del Centro parece una muestra colectiva porque allí
encontramos varios estilos de la pintura, desde el constructivismo al paisaje
o el retrato. Natalia es una plástica tan dúctil que se maneja con varios de
ellos, en todos los que se siente muy bien, indicó.
Nació en Santa Lucía en 1980 pero su infancia transcurrió en Montevideo.
Fue en el año 2008 cuando comenzaron sus guiños con la pintura, cuando
pasó por un taller. Esa niña, la que se propuso intentar pintar cuando entró
a aquel taller, fue descubriendo y amando la pintura.
Recuerda el primer boceto en papel que hizo del retrato de su madre, luego
como se fue introduciendo al óleo, hoy también usando algún pigmento a
tierra de color ya integrando fibra, cartón y algún colage . Afirma que
exponer con tantos estilos es con el objetivo de seguir aprendiendo.
Si bien son varias las piezas que la Plástica expone este mes en el Centro
Cultural, tiene una gran colección que ha venido pintando, la que se puede
apreciar en su sitio Web www.artenataliabanega.com.uy .
Natalia agrega que siempre se ha estado informando sobre la obra de
distintos maestros de la pintura, uruguayos como extranjeros. Hoy
continúa con dos profesores, por un lado con una pintura muy figurativa, y
otro que tiene el estilo José Gurvich o Torres García, donde aparecen
letras, como también pueden verse en su obra. Afirmó que, precisamente,
ese estilo le sirvió para soltarse y tomar la pintura como un disfrute, sea una
mancha como un dibujo armado, y pintar libremente y no atada a la foto,
explicó. Cuando se comienza a desarmar la figura, se comienza a encontrar
algún signo, símbolo que va armando esa estructura, que es la figura lo que
forma parte de la obra, señala Natalia.
Con respecto a lo abstracto, es el hecho de animarse a salirse de los objetos
para que ese conjunto de formas, luces y sombras logren una armonía
visual.
Para quienes tengan la oportunidad de admirar esta muestra, podrán
apreciar su juego con colores impresionistas. Disfrutar también la belleza
única de la naturaleza en los paisajes cotidianos, como pueden ser esos
pájaros sobre el alambrado, esa marina o esa esquina, como tantas. Las
miradas o los gestos de los retratos, las arboledas o como ese instante
único de la danza en que la bailarina salta junto al bailarín que se retrata en
uno de esos cuadros.
Desde el 2008, 2009, 2010 y 2014 ha tenido muestras individuales y
grupales, mayormente en diferentes salas montevideanas.

El Centro Cultural, este mes de julio, nos presenta la oportunidad de
conocer la obra de Natalia que siempre soñó con hacerlo en Santa Lucía, su
ciudad natal, en la que hoy también reside
Y.S.

Compartir