Este ha sido un día del periodista muy especial en nuestro país y en la
región, entre apabullantes campañas políticas, entre redes sociales
mezcladas con verdades, mentiras y medias verdades.
Es cierto que somos vehículos de anuncios y promesas muchas veces
incumplidas. Es cierto que no son pocos los periodistas que se han decidido
por una posición política partidaria y es cierto quienes seguimos apostando
a no encapsularnos con tendencias.
Ser periodista es algo más que publicar una foto, un comentario, una
opinión en las redes sociales. Ser periodista no es ser “opinólogo” y decir
lo que a nosotros nos parezca, es tener la capacidad de interpretar lo que
realmente pasa y comunicarlo con toda fidelidad.
Hoy más que nada ser periodista, decir la verdad, sin banderías ni
oportunismos nos hace realmente libres, por eso nuestro compromiso en
épocas donde a veces parece ganar el rumor a lo auténtico.
Wilson González Demuro, Docente e investigador de la Facultad de
Humanidades y Ciencias de la Educación señala: “En el diario o periódico
se refieren todas las cosas extraordinarias, los acontecimientos sociales que
suceden en el país: su existencia es la señal y la necesidad de la vida
común, así como su ausencia es el indicio de la ignorancia o del
despotismo (III-IV).”
Lo verdadero sigue y seguirá teniendo mucho más valor que lo inmediato.
Por eso, nada más acertado que citar nuevamente a García Márquez “La
mejor noticia no es siempre la que se da primero, sino muchas veces la que
se da mejor”.
Felicitaciones a cada uno de los colegas periodistas que aman lo que hacen
y siguen apostando a hacer las cosas bien.
Un reconocimiento para esos medios de prensa que continúan haciendo
todo lo posible para sobrevivir, con la esperanza de que se reconozca su
labor con la importancia que tienen.
A título personal, de quien ha venido recorriendo desde hace años este
camino de la comunicación a través del micrófono, la grabadora y lo
escrito, agradezco el reconocimiento por nuestro trabajo.
María Yanel Sánchez.

Compartir