Ibirapitá Garden Club

En la Sociedad Italiana de Santa Lucía, cada octubre se disfruta de una
Exposición Nacional de Horticultura y Arte Floral, a modo de cierre del
año de trabajo de Ibirapitá Garden Club.
Carmen Cantoni, quien presidió este año el club y fue acompañada por
Ana Veloso en la secretaría, decidió sugerentemente nombrar a la muestra
Tendiendo Redes porque es lo que se quiere transmitir, explicó. Se trata
de redes comunicación, de solidaridad. El tema es muy amplio, significa el
reino vegetal aplicado a todos aquellos seres vivos que pueden crecer en la
tierra.
Se trata de saber heredar a generaciones futuras las cosas positivas, como el
cuidado de la naturaleza, reflexionó Carmen.
Otro elemento que siempre está presente, va más allá de lo decorativo,
como huertas y plantas aromáticas, para conjugar el arte de la cocina
natural.
Siempre se investiga sobre especies nuevas, además en Ibirapitá se realiza
un intercambio fluido con otros clubes porque permanentemente se está
aprendiendo, indicó.
Estimó muy valioso el trabajo del Garden Júnior, donde se realizaron
charlas didácticas realmente ejemplarizantes, como significa el trabajo
sobre las abejas*. Los niños titularon la muestra Abejas que en sus Patas
Llevan la Vida del Planeta, destacando la importancia de cultivar plantas
con flores, por ser el principal tipo de polinizador en los ecosistemas.
El diseño es otro de los elementos particularmente admirado por su
creatividad y el empleo de técnicas, sobre lo que se aprende año a año,
como la belleza de la estética en los diseños que tiene que reflejar el tema
escogido para la muestra, además de la sanidad, todos elementos
importantes a la hora de las cocardas. Iris Britos manifiesta ser una
enamorada del diseño floral del Ibirapitá Garden Club, aunque su espíritu
es el de la horticultura por ser la razón del grupo.
Este año, al ser tan lluvioso, a algunas socias se le perdieron muchas
plantas, por quedar sumergidas mucho tiempo, sobre todo los cactus. De
igual forma la gente de Ibirapitá, que siempre trabaja en equipo, logró
rescatar mucho para continuar su cuidado y poder exponer en la muestra
de fin de año.
Carmen indicó que si bien las juezas del Garden Club vienen y premian
cada planta, cada flor o cada diseño, tienen un dedicado trabajo donde
muchas veces las propias familias ayudan.

Hubo cocardas para las topiarias, que es el arte de modificar una planta, sea
por poda o por estructura, donde se premió a Raquel Camacho con un
“Best Show”, lo mejor de la muestra.
Este año se expusieron suculentas de manera diferente y novedosa, al ser
como una invitación a compartir, ya que se usaron mesas y sillas en la
decoración.
Las socias del Ibirapitá indican que en cada muestra la gente se acerca a
disfrutar, pero sobre todo a preguntar mucho sobre plantas. Agregan que a
Santa Lucía la caracteriza una comunidad grande, de gente que cultiva y
ama a las plantas, de hecho el Ibirapitá es el club más numeroso que tiene
el Garden en el país, con 32 integrantes, este año hubo 4 ingresos.
El próximo presidente será nuevamente Jorge Lamela, quien lo ha sido en
otros períodos, y que ya viene armando su proyecto de trabajo.
El Ibirapitá Garden Club también tiene costos, por ejemplo con tarjetas
especiales para la exposición; sus socias lo solventan con su mensualidad,
además organizan un té y una venta de plantas en mayo, por lo que siempre
agradecen la respuesta de la ciudad.
“La Sociedad Italiana es como nuestra segunda casa, por eso es un gusto
colaborar porque siempre nos ha abierto las puertas”, manifiesta
agradecida Carmen.
* Es de destacar la importancia del cultivo de las flores, se estima que un
tercio de la alimentación humana depende de la polinización por insectos,
la mayoría de los cuales se lleva a cabo por las abejas.
Y.S.

Compartir