Desde que se decretó el aislamiento voluntario, muchas
personas decidieron quedarse en su casa y cuidarse. Los
peluqueros bajaron su actividad a causa del Coronavirus.
Carolina Bilat, peluquera de la localidad, mencionó que su
actividad se vio afectada un 85%, es monotributista por lo
cual sólo depende de ella para generar sus ingresos. “Los
gastos hay que pagarlos igual” y para eso necesitan ir a
trabajar. Explicó que en dicho mes lo que trabajó no alcanzó
para cubrir todos los gastos.
Bilat retomó su trabajo con las medidas cautelares
solicitadas por el Ministerio de Salud Pública. Atiende a sus
clientas con previa agenda y tienen que concurrir de
tapaboca, además, en el local cuenta con alcohol en gel, un
trapo para limpiarse los pies al ingresar y también desinfecta
las superficie con un spray de alcohol.
Antes de comenzar con esta modalidad, Bilat atendía a diez
clientas en un día, ahora atiende una o dos por día.
Muchas de sus clientas aún mantienen su trabajo e incluso
se encuentran en sus casas cumpliendo el aislamiento,
aunque destacó que algunas se hacen un lugar y van a la
peluquería porque el encierro les trae aparejada otros
problemas, como depresión, angustia, entonces es una
manera de poder lidiar con el encierro.
A su vez, culminó:“sabemos que son meses duros y hay que
aguantar y sabemos que es de pérdidas para todos”.
Sadia Baudino

Compartir