La Cámara de Comercio y Servicios del Uruguay (CCSU) es
el organismo que se encarga año tras año a fijar la fecha del
Día de la Madre. En un principio, la fecha estipulada era el
17 de mayo, pero con la llegada del covid 19 decidieron
cambiar la fecha para el 7 de junio a modo de no esperar
que el virus se disperse y así también no atentar contra las
medidas que planteó el Ministerio de Salud Pública (MSP)
En el comunicado que emitió la CCSU, menciona que esta
fecha se mantendrá “siempre y cuando no rijan medidas
sanitarias a esa altura del año”. "No queremos que la gente
se exponga al virus para comprar regalos o visitar a sus
familias. Además, es generar una frustración para quienes
cumplen correctamente con la cuarentena, en sus casas, sin
acudir a reuniones sociales", indicó Felipe Puig, Gerente de
la CCSU.
Panorama local
El Pueblo consultó a José Díaz, presidente del Centro
Comercial, en cuanto a aquellos comercios que quieren
celebrar las dos fechas del día de la madre, tanto el 17 de
mayo como el 7 de junio. Explicó que la idea no es atentar
contra ningún comerciante porque algunos se ven en la
necesidad de vender y otros tienen mucha mercadería para
hacerlo. Los comerciantes “ven una oportunidad de festejar
los dos días y aumentar sus ventas”. A su vez remarcó que
es una “movida local y bastante céntrica”.
Hasta el momento no se han acercado socios al Centro
Comercial con la idea de cerrar su negocio sino más bien
realizan consultas, buscando la manera de poder mantener
el local que tienen y evaluar los créditos blandos que ofrece
el gobierno.
Díaz mencionó que los comercios “pequeños, de cercanía”
no están sufriendo la pandemia todavía y que esperan que
no la sufran. Lo denomina el efecto “uve” el comerciante
pequeño baja muy rápido pero de la misma manera aumenta
sus ventas. A raíz de esto explicó que contadores y
economistas ven esta situación como la del 2002, en cuanto
a que los más afectados van a ser aquellas empresas que
tienen estructuras muy grandes y con muchos empleados.
“Todavía no hay efectos de crisis en la localidad”.
Los rubros más afectados son los que se vinculan al turismo,
como agencias de viajes, hotelería y gastronomía, dado a
que este sector está paralizado, y por debajo lo que es
vestimenta y calzado.
Se estima que hay negocios que están dando números
positivos como lo son barraca, pinturerías, todo lo que tiene
que ver con el arreglo de la casa, y también los comercios
pequeños que cuentan con un crecimiento de un 30%,
aproximadamente.
Díaz destacó que las medidas que tomó el gobierno se
aceptan pero son algo insuficientes en el caso de que la
emergencia sanitaria se extienda.

Sadia Baudino

Compartir