El día 13 de marzo se declaró la emergencia
sanitaria a nivel nacional. Desde el 16, los niños
dejaron de concurrir a sus centros educativos y
comenzaron a adaptarse a una nueva modalidad
en la enseñanza, que hasta el momento es
histórica. Cada alumno ahora estudia y aprende
desde su casa con una computadora en una
plataforma digital.
Por ello nos preguntamos ¿qué desafíos tienen?,
¿cómo los padres se adaptan a esta nueva
modalidad? ¿realmente aprenden?. Para ello
consultamos a una mamá y esta es su
experiencia.
Una de las mamás, María#, expresa que es una
metodología diferente y le parece que los niños
no aprenden lo mismo que cuando asisten al
centro educativo.
Tienen una clase online por semana de una hora
y media o dos donde se le intenta enseñar algo
nuevo y también se repasa lo ya aprendido.
Las herramientas que se tiene se saturan, dado
la demanda y la conexión a internet con la que
cuenta cada hogar. A veces se complica ingresar
a la plataforma “Crea” y también los horarios
complican a muchos padres porque están
trabajando.
Hay niños que no acceden o que han hecho muy
poco en las plataformas, por ejemplo niños con
discapacidad, donde se hace un seguimiento
diferente.
Los niños están 3 horas y media en la institución,
donde comparten vínculos y además el
aprendizaje es diferente cuando hay una persona
preparada para eso. Una de las dificultades que
presentan los padres es que no saben cómo
explicarles las tareas a sus hijos.
Muchas madres que dicen que las tareas las
“dejen para después cuando vuelvan porque acá
en casa él no quiere (los hijos)”. Esto hace que
la maestra se “esté midiendo al momento de
mandar las tareas, a ver qué hago, qué pongo,
qué no pongo, porque los padres algunos no
tienen la disponibilidad o la voluntad”.
Esta mamá comentó que la falta de socialización
y contacto humano también perjudica a los niños
psicológicamente, en el ánimo, los estresa..
Pasaron de verse y jugar todos los días en una
vereda, a estar completamente encerrados.
Cambiaron las costumbres, María expresó que

cuando llega de su trabajo, normalmente saluda
a sus hijos y esto ahora cambió. porque al
ingresar a su hogar se apresura para llegar a la
ducha como manera de cuidar a su familia.
Añadió que lo que más le costó es marcar la
distancia cuando ingresa a su hogar y su hijo
sale corriendo desesperado a abrazarla y darle
un beso.
#nombre ficticio para cuidar a la entrevistada.
Sadia Baudino

Compartir