Plan de gobierno para Canelones conciso, realizable y sin utopías, es la
promesa de renovado Partido Colorado
De cara a la próxima contienda electoral para la intendencia de Canelones,
dialogamos con Diego Castro.
– Una persona joven al que se le conoce poco políticamente, ¿se está en un
plan recambio del Partido Colorado?
En primer lugar quiero hacer llegar mis felicitaciones a este prestigioso
medio escrito del departamento, Semanario El Pueblo, por sus 99º
aniversario.
Lo primero, tengo 44 años, hace 28 años que estoy casado, padre de seis
hijas.
Sí, el PC necesita recambio y de personas con iniciativas para poder
sobresalir y llevar las ideas batllistas adelante.
He sido Batllista, y de la 15 toda la vida. En las últimas elecciones
departamentales fui candidato a la alcaldía de Toledo donde vivo.
Represento a dos sectores, la 15 y Batllistas, además de ser apoyado por
otras agrupaciones independientes al PC. Creo que se van matizando las
experiencias de candidatos anteriores. Nosotros, los nuevos, vamos
tomando participaciones directas en decisiones. Ante la población está con
los niveles de votación muy bajos y por eso hago hincapié en el recambio
generacional, para mostrarle a la población de Canelones otras alternativas.
-Además de representar el cambio generacional dentro de un partido
tradicional, ¿cree que provenir del mundo del trabajo obrero le aporta un
perfil diferente a la política departamental?
Yo creo que sí, porque soy un hombre de trabajo, vengo de la
construcción, hace poco que tengo un pequeña empresa, soy operario de
máquinas viales y ya a partir de ahí tengo una visión real de las cosas más
recurrentes en Canelones. Hablo de la caminería rural con embalastado en
muy mal estado, los sistemas de mantenimiento no son los adecuados. Yo
creo que tenemos que hablar con los funcionarios municipales y cambiar
esa tesitura de decir soy municipal, si hago o si no, es lo mismo. Tenemos
que tener un poco de conciencia sobre eso.
– Hay obras muy importantes y necesarias, pero que fundamentalmente van
a depender del próximo presupuesto.
Es cierto, pero hay que reconocer que en estos años ha habido un buen
recambio en el staff de maquinaria. Cuando se le firmó el fideicomiso a
esta administración, una parte del dinero era para el plan recambio de
maquinaria. Se puede decir que el gasoil vale $40 y gasta equis cantidad

de dinero en poder arreglar un kilómetro de caminería, pero creo que más
allá de los costos se trata de un tema de actitud del operario, de tener un
poco de amor al departamento. Con lo que se gasta muchas veces 6 horas
marcándole al reloj 6 horas de máquina si las utilizamos bien, creo que se
van a poder arreglar mucho más kilómetros de ruta.
– ¿Cuáles le parece han sido las principales flaquezas de estos 15 años de
permanencia frenteamplista en la administración en el departamento?
No sé si es por la economía del país o el acostumbramiento de 15 años de
Orsi dentro de la intendencia, 10 años secretario general, 5 como
intendente, pero realmente no ha habido avances económicos. En
Canelones somos un país dentro de un país, es el único departamento en el
Uruguay donde tenemos la amplitud mayor de producción agrícola,
granjera, vinicultora e industrial.
Lamentablemente, he visto productores de Canelones muy golpeados, por
ejemplo en la última sequía por el tema del agua. La intendencia tenía que
haber puesto la maquinaria a disposición para haber hecho tajamares.
Cuánta ayuda habría generado en el sustento de esas familias y no hubiese
bajado tanta producción. En mi plan de gobierno figura poner a disposición
la maquinaria no alquilándoselas, sino como intendencia disponerlas ante
eventualidades climáticas. Además, con una caminería bien arreglada,
poder ayudar a bajar los costos aumentando la productividad es una cadena
recíproca donde se ayuda todo.
Es el departamento de mayor población después de Montevideo, son
560.000 personas viviendo y por lo tanto consumiendo en Canelones.
– ¿En su plan habría una fuerte apuesta a la producción canaria en los
próximos 5 años?
Antes que nada como buen Batllista mi proyecto es a largo plazo. Para que
el departamento empiece a funcionar se tiene que volver a armar el
engranaje. Claro que el departamento tiene una buena base, sólo hay que
facilitarles condiciones a los productores. Le pongo por ejemplo un tema
nacional pero vinculado directamente con el departamento, que es el
porcentaje cero de alcohol en sangre para conducir. Para los productores
vitivinícolas esto le ha significado una baja muy importante en la venta
interna de vino en Canelones y casi un 70% en su productividad. En el
departamento tenemos 120 bodegas. Cuando en el gobierno del Frente
Amplio se puso ese límite, inconscientemente se cortó al sector. Hay un
proyecto del gobierno nacional, que el PC apoya, que es tener como
mínimo 0,5 %. Está comprobado científicamente que el 0,5% de alcohol
no dificulta las actuaciones motrices y psicológicas. Creo que con eso ya
estamos hablando de que se produciría mejor vino y se vendería
internamente también mejor.

-Ser el departamento más poblado del interior, también trae una gran
problemática social como son los asentamientos. ¿Qué política proyecta
respecto a la vivienda?
Creo que el gobierno municipal tiene que ser el interlocutor con los otros
ministerios, como con el Ministerio de Vivienda o con el Instituto
Nacional del Cooperativismo, para incentivar a la gente a que en lugar de
vivir en asentamiento pueda tener una vivienda accesible, y se podrían
hacer comodatos. Hay que tener una intendencia más ágil, menos
burocrática, para una mejor política de vivienda.
El gobierno departamental frenteamplista ha incentivado a los
asentamientos en estos últimos años y han proliferado en todo Canelones.
Nosotros, no es que vamos contra la gente que va a un asentamiento porque
tiene una necesidad de vivienda y hay que darle los servicios.
Además, hay una gran necesidad de conservar, incluso de lograr más
inversores para Canelones. La intendencia tiene que lograr que los canales
sean mucho más fluidos con proyectos y propuestas, para que esas
inversiones sigan y otros vengan.
-El asunto de vivienda va prendido a la necesidad de trabajo, para que la
gente pueda mantenerse y vivir, tanto en el campo como en las zonas
urbanas.
En estos últimos 15 años hemos sufrido con una intendencia donde el
amiguismo y el compañero han sido más importantes que la necesidad de
toda la población.
Acá hay que hacer un esfuerzo grandísimo, pero donde nos tenemos que
sacar las investiduras de políticos partidarios y ser directamente un
intendente para todos, sin banderías políticas.
-¿Para usted también se tendría que examinar direcciones y subdirecciones
dentro de la propia intendencia?
No creo que una intendencia necesité tener 70, 80, 90 ingenieros 70, 80, 90
arquitectos, como lo que tiene hoy, haber generado 13, 14 direcciones,
alrededor de 35 subdirecciones y haber aumentado el staff de funcionarios.
Pero además, estamos ante una intendencia que ha tercerizado muchos
servicios, algo muy contradictorio viniendo del FA donde la bandera
política siempre fue no a la tercerización. Hoy tenemos comprometidos
30, 40 años para adelante el dinero de Canelones.
El FA en estos años ha utilizado el Estado para poder colocar puestos
políticos de amigos en direcciones y subdirecciones. La verdad, tengo un
gran miedo de que si gana Orsi estas elecciones, muchos de los que se
quedaron sin su puesto político a nivel nacional vengan a Canelones.
Quiero recordar, además, la falta de palabra que tuvo el FA para los
municipales canarios ante el juicio por haberes impagos desde el año 2002

al 2005; ganaron las elecciones comprometiendo su palabra. Pasaron 15
años, eso es una falta de palabra con los municipales.
Hay que tratar de llegar a un acuerdo. Obviamente que la deuda general al
día de hoy es impagable, pero que hay que utilizar la mesa del 2º piso de la
intendencia y llegar a un acuerdo. Ese es el compromiso mío con la gente.
Yo hablé con funcionarios municipales, tanto para esta deuda como para
tratar de ser más justos con todos los ciudadanos. Fue de las cosas que me
incentivó a ser candidato a intendente por Canelones.
Y.S.

Compartir